Estamos Trabajando día con día para poderte mostrar mas y mejores Productos. Regresa con nosotros para ver las Novedades. Por favor verifica nuestra Area de Entrega en la parte inferior antes de realizar tu compra.

Garantía de un Colchón

Garantía de un Colchón

¿Qué cubre la garantía de mi colchón?

La garantía del colchón cubre defectos físicos en el colchón. El problema más común es el hundimiento. Si el colchón está hundido más allá de cierto punto cuando no hay nadie tumbado, la garantía se aplica. La normativa sobre tolerancias en medidas de productos de descanso considera normal una pérdida del 10% de la altura del colchón o que en el mismo quede una marca donde se ha descansado varias horas, sobre todo coincidiendo en la zona de caderas. El hundimiento normalmente se mide estirando un hilo u otro objeto tirante en línea recta sobre la superficie del colchón y se mide con una regla la distancia que hay desde el hilo hasta la parte más baja del hundimiento.

La garantía del colchón también cubre usualmente resortes que se han roto o que sobresalen por los lados, las espumas de la superficie si por lo que sea se han revuelto, las costuras del colchón si están rompiéndose o cualquier otro defecto físico por el estilo. Si sospechas que hay algo que pueda cubrir la garantía, consulta primero con el vendedor, si esto no soluciona nada ponte en contacto directamente con el fabricante.

¿Qué cosas NO cubre la garantía de tu colchón?

La garantía del colcho NO cubre problemas de confort. Si tu colchón tiene bultos, no proporciona un buen apoyo o causa presión en tu cuerpo, has tenido mala suerte. Esto es por lo que mucha gente dice que las garantías de los colchones no sirven para nada. La garantía solo cubre problemas estructurales, no que el producto sea incapaz de mantener su confort con el paso del tiempo. Por eso es extremadamente importante saber elegir colchón

Cosas que pueden anular la garantía de tu colchón

Hay muchos factores que pueden anular la garantía de tu colchón, aunque tengas un problema que de otro modo estaría cubierto por ella. Aquí van los más comunes.

  1. Quitar la etiqueta. Esta etiqueta es la que encontrarás cosida al colchón y que dice «no quitar esta etiqueta». Esta información se utiliza para regular los productos de los fabricantes. El consumidor es totalmente libre de quitar esta etiqueta, pero este acto anulará la garantía. Es algo así como quitar el número de serie de tu coche y esperar que la garantía cubra cualquier problema que tenga. No hay otra prueba de que sea al mismo colchón que compraste.
  2. Manchas. Si un colchón está manchado, la garantía se anula. Esto se aplica incluso a problemas en los que las manchas no tengas nada que ver, como un colchón hundido. Los líquidos pueden empapar el colchón y deteriorar las espumas en su interior. Además, las manchas pueden ser anti higiénicas y nadie quiere llevarse un colchón así de vuelta al almacén. Puedes prevenir las manchas simplemente usando un protector de colchón impermeable.Estos NO tienen tacto a plástico y NO son solo para los que tienen incontinencias. Solo con nuestra sudoración y transpiración, un poco cada noche en el transcurso de 10 años, pueden crear una mancha que termine hundiendo las espumas. Sin mencionar, que hay otras actividades de cama que pueden producir una mancha húmeda.
  3. Base incorrecta. Tu colchón necesita una buena Base donde apoyarse. Esta puede tomar diferentes formas. La más común es quizás el tambor con láminas de madera, o una base tapizada. Utilizar una cama vieja o deteriorada casi siempre anula la garantía. Si no quieres comprar una cama nueva, considera un tambor con patas sencillo o una base tapizada con una superficie sólida. Si utilizas un tambor con láminas, asegúrate de que la parte del centro suministra un apoyo fuerte y estable al colchón.

Artículos Destacados